“Es un día muy grande para la patria”, dijo el general Velasco al tomar Talara

En 1968, Velasco consuma la más dramática nacionalización del petróleo en América.

Por: Jaime Aguilar

A las tres de la tarde, a solas, en su despacho, con sus ojos puestos en el jardín y en la vieja higuera, estéril de sangre y de frutos, el presidente Velasco lloraba en silencio.

Lea esta nota completa en la edición impresa de tu Diario Nuevo Sol

Anuncios