Por estos casos de corrupción Kuczysnki debería ser juzgado

• Presidente Kuczysnki: sus vínculos con Odebrecht no solo le costarían el cargo, sino la cárcel

Sus negocios en Chinchero, Exalmar, Camisea y Lava Jato lo hundirán.

Casi 30 años después del triunfo electoral de Cambio 90, hoy, a fines del 2017, todos ellos se encuentran implicados en el caso Lava Jato. Incluyendo el actual presidente, PPK, a quien los peruanos eligieron presidente sabiendo de los antecedentes de un personaje que se ase­meja mucho más a un vende­dor que a un político.

Los hechos relacionados a la “página 11” del contrato entre el Estado peruano y la International Petroleum Company en 1969, históri­ca anécdota de nuestra casi bicentenaria república, for­man parte de la cultura po­lítica de nuestro país, es por todos conocidos. PPK utili­zó sus influencias en el BCR para favorecer a la empresa norteamericana. A pesar de ello, 47 años después, PPK salió electo presidente del Perú. Su continuidad en el cargo a pesar de las eviden­cias de su implicancia en casos como el aeropuerto de Chinchero, el caso Exal­mar, y el caso Lava Jato, es responsabilidad y culpa del pueblo peruano, no de los brasileros, de los chilenos o los norteamericanos.

Lea esta nota completa en la edición impresa de tu Diario Nuevo Sol

 

Anuncios