Bombardeamos todo lo que se movía

Gobierno de EE.UU. atacó sin piedad poblaciones indefensas.

“Todo lo que se movía”. Con esas palabras definió el exsecretario de Estado de Estados Unidos, Dean Rusk, los objetivos de los bombarderos de su país sobre Corea del Norte durante la Guerra de Corea (1950-1953).

Los estrategas del Pentágono bautizaron la misión como Operación Estrangular (Operation Strangle, en inglés).

Fueron, según la mayoría de los historiadores, tres años de incesantes e indiscriminados ataques aéreos que arrasaron ciudades y aldeas en la república comunista, y causaron decenas de miles de muertos entre la población civil.

Lea esta nota completa en la edición impresa de tu Diario Nuevo Sol

 

Anuncios