“El precio que pagamos por la pacificación fue nuestra vida”

Gonzalo Siccha Bermúdez, como retirado de las FFAA, lucha ahora por sus derechos pensionarios.

Excombatiente del Cenepa y contra terrorismo narra su experiencia de lucha y pide atención para familia policial-militar.

Hizo carrera en la gloriosa Marina de Guerra del Perú, obteniendo el grado de Técnico Supervisor Primero (r) de la Armada Peruana y no pierde la fe en que el país y sus autoridades le retribuirán su esfuerzo. Para Gonzalo Siccha Bermúdez la vida no fue fácil pues debió estar numerosas veces al frente de batalla poniendo el pecho por el Perú. Hoy que el país se mantiene en paz, analiza con nosotros, por qué el Gobierno aún mantiene relegado a los policías y militares que protegieron nuestra soberanía.

¿Qué recuerdo aún mantiene vivo en su memoria?

Cuando las Fuerzas Armadas durante los conflictos del Cenepa y del falso Paquisha, tuvieron un rol muy importante, el ejército se desplazó por tierra y aire, mientras que la Marina de Guerra del Perú llegó a bordo del BAP Almirante Grau, que es el Buque Insignia más importante que tiene la Marina, además de submarinos, fragatas y corbetas. En resumen, se movilizó un gran contingente de las tres fuerzas armadas hacia la zona más difícil. Recuerdo que nos ubicamos frente a la frontera del Ecuador a la espera de poder actuar cuando la vía diplomática haya sido agotada.

¿Para quién no comprenda aún la importancia de lo que significa resguardar la frontera y vigilar la paz en nuestro territorio, que les diría?

Que gracias a la defensa de las Fuerzas Armadas y policiales los grandes capitalistas nacionales y extranjeros pueden invertir en el país, que gracias a nosotros sus hijos pueden caminar libres y pueden sentirse seguros de que un conflicto armado no sucederá en el país.

(Escribe: Rosa María Loyola R.)

Lea esta nota completa en la edición impresa de tu Diario Nuevo Sol