“No soy terrorista ni lobista” dice una humilde maestra indignada

“¿Acaso el gobierno está sembrando al Sr. Pedro Castillo para no dialogar”, se pregunta humilde profesora en huelga.

María Yarleque Chávez de la I.E Juan Pablo II 7075, San Genaro, Chorrillos, cuenta indignada que no puede seguir viviendo más con 500 soles al mes, sin pago de horas extras y con deudas acumuladas gracias al mísero sueldo que percibe por entregar más de 30 años de su vida a la formación de los niños.

Debido a la modificatoria de ley a la que fue sometida en noviembre del 2013, por el gobierno anterior, pasando de tercera a segunda escala magisterial. Yarleque Chávez tuvo que hacerse de préstamos para cubrir la educación universitaria de sus hijos, y en la actualidad con todos los descuentos que le realizan, gana la mitad de un suelto mínimo y teme ser jubilada con esa cantidad. Pues confiesa que con 65 años de edad que tiene, ya nadie quiere darle trabajo en ningún otro lugar.

“Eso no puede entender Marilú Martens, eso no puede entender Pedro Pablo Kuczynski, quien dice identificarse con las mujeres, con el magisterio. Han visto a PPK comiendo pizza, mientras que nosotros desde las 4 de la tarde hasta más de las 5 de la mañana lo esperábamos para que nos atiendan, sin cenar en el frio”, eso es imperdonable, dijo.

(Por: Lizeth Ramos)

Lea esta nota completa en la edición impresa de tu Diario Nuevo Sol