Un 5 de abril, Fujimori instauró la corrupción que aún domina el Perú

El autogolpe de Fujimori dio inicio a un gobierno corrupto y entreguista.

Por: Cynthia Linares

Han pasado 25 años desde el autogolpe, dos décadas y un lustro desde que se negó la democracia a los peruanos. Nuestro expresidente de ascendencia japonesa anunció en su mensaje a la Nación de un tranquilo 5 de abril de 1992, una noticia que nos cayó como un balde de agua fría. Alberto Fujimori disolvería el Congreso y cerraría el Poder Judicial y el Ministerio Público. Como era predecible la reacción del pueblo no se haría esperar, por lo que las fuerzas militares y policiales tomaron las calles con la misión de aplacar cualquier intento de resistencia.

Con esas medidas el exmandatario y ahora convicto llevó a nuestro país a una profunda crisis política y económica, dejando una profunda huella en nuestra historia, pues se censuró a la prensa y la realidad de lo que pasaba en nuestro país sobre la violencia y la hegemonía de poder le fue ocultada a la población.

Fueron años difíciles. Muchos medios de comunicación fueron amenazados, algunos fueron secuestrados como amenaza para no difundir los abusos que el gobierno estaba cometiendo en el Perú. Se acabó con el derecho a la libre expresión y nadie podía defender a los periodistas, pues ya no existía un Poder Judicial independiente, y así se fueron violando los derechos humanos.

Lea esta nota completa en la edición impresa de tu Diario Nuevo Sol