Hace 138 años, Chile declaró al Perú su guerra de rapiña

Y nos arrebató Arica y Tarapacá.

Por: Cynthia Linares

Los peruanos no debemos olvidar el doble significado trágico de una fecha como el 5 de abril, refiere en entrevista exclusiva al NUEVO SOL, el embajador Eduardo Carrillo Hernández.

¿Por qué señala Ud. que el 5 de abril es una fecha doblemente nefasta para el Perú?

El 5 de abril de 1992, el ingeniero Alberto Kenya Fujimori perpetró un ilegítimo e ilegal autogolpe de Estado, cerrando el Congreso, interviniendo el Poder Judicial, el Ministerio Público y demás instituciones tutelares del Estado. Si bien es cierto que muchos de sus más cercanos colaboradores en las tropelías cometidas quedaron impunes, el caso es que el delincuente Fujimori se encuentra purgando en la DIROES una condena de 25 años, la cual indudablemente debió ser mayor.

El otro nefasto 5 de abril, está referido a nuestras relaciones internacionales. En el año 1879, Chile formuló su declaratoria de guerra al Perú y a Bolivia, dándose de esta manera inicio a la mal llamada “Guerra del Pacífico”, pues debió ser denominada “guerra de rapiña”.

Lea esta nota completa en la edición impresa de tu Diario Nuevo Sol